Una sede empresarial viable

Una sede empresarial viable

La sede histórica de Carrù fue protagonista de un restyling estructural importante.

A la hora de llevar a cabo los trabajos de ampliación, incluso las opciones aparentemente más banales se han guiado por criterios de sostenibilidad y coherencia, elementos fundamentales de la política empresarial.
La sede de EPF cuenta hoy con una instalación fotovoltaica que produce más energía que la que se consume en el interior del edificio. El agua caliente sanitaria es suministrada por un sistema solar térmico y todos los ambientes de trabajo son calentados y enfriados con suelo radiante.
El aire residual de las oficinas se recupera y la energía residual se utiliza gracias a los intercambiadores de calor de carbón activo.
También el detalle de la hiedra que recubre la fachada ha sido pensado para mejorar el confort interno así como para comunicar de modo inmediato, con la utilización de un elemento natural, el corazón verde de una empresa que trabaja cada día por un futuro realmente sostenible.